martes, 12 de febrero de 2013

El morrut o picudo de las palmeras



El morrut ó picudo rojo de las palmeras, también conocido Rhynchophorus ferrugineus es un coleóptero que ataca principalmente a las palmeras del tipo Phoenix Canariensis.

En verano del 2005, observé unos “bichitos” en unas palmeras que había plantado recientemente en la Rambla del Raval de Barcelona.  Tras ponerlo en conocimiento de técnicos del Servei de Plagues de la Generalitat ,  éstos manifestaron que, hasta esa fecha, no habían visto nada igual. Todos fuimos testigos del inicio de una plaga desconocida hasta entonces en Catalunya.

Se trata de una plaga muy peligrosa y de difícil control por su carácter perforador que afecta a la parte interior de las palmeras. En la actualidad se dispone de productos y métodos de aplicación que, utilizados adecuadamente, pueden dar protección si se trata en una fase inicial,  a un elevado número de palmeras , pero desafortunadamente, éste mes de Enero y, siguiendo el  protocolo legalmente establecido para estos casos por la Generalitat de Catalunya hemos tenido que talar 5 ejemplares.

Es difícil detectar los ataques iniciales, por ello, hay que observar si la copa está desestructurada ó si las hojas del centro del estipe están caídas. Por el contrario, si los ataques son avanzados, la copa está aplanada si bien las hojas mantienen el color verde y es fácil arrancarlas sobre todo las más internas. Las hembras suelen situarse en la parte mas baja de las hojas. De los huevos salen pequeñas larvas  que se alimentan de las partes internas, base de las hojas, del ojo de otras, haciendo galerías de considerable longitud. Al final de la base larvaria, con fibra de la misma palmera fabrican un capullo de los que saldrán los adultos (Ver foto). El proceso de transformación de huevo a adulto suele durar entre 3 y 4 meses. Si las hojas están totalmente caídas hacia abajo es que la palmera ya está muerta. 

      Los coleópteros adultos cuando salen a colonizar nuevas plantas son atraídos con prioridad por palmeras con heridas, por tanto, conviene efectuar las podas de Diciembre a Febrero, seguidas de tratamientos fitosanitarios y de mástics protectores. Hay que mojar muy bien la base de las hojas, principalmente las del estipe del balón superior, ya que es allí donde, en general se forman las primeras galerías.

En algunos casos se aplica la dendrocirugía que es una técnica consistente en eliminar las partes afectadas hasta llegar a las partes sanas, aplicándoles inmediatamente y periódicamente un tratamiento fitosanitario.

Los restos de palmeras afectadas por el morrut, así como las muertes deben obligatoriamente ser llevadas a vertederos autorizados y específicos para que puedan proceder a su total destrucción.

 Próximo post: Retorno a mi orígen       

No hay comentarios:

Publicar un comentario